Robots inteligentes que trabajan de forma amigable con operarios, multisensores para que las máquinas se comuniquen, realidad aumentada para visualizar prototipos, eso y más es lo que se denomina la revolución de la industria 4.0 o de las fábricas inteligentes y donde el sector español busca embarcarse.

La Fábrica 4.0, el entorno del IoT y el Big Data

El Internet de las cosas y el Big Data, que relacionan los datos con actividades humanas, tienen la capacidad de revolucionar los procesos tradicionales con las herramientas adecuadas. Y es que, el adecuarse a la demanda de los usuarios, hace que las nuevas fábricas 4.0 demandan cada vez más productos a “la carta” diseñados por él mismo y que estén rápido en casa. Según expertos, las fábricas deben prepararse para garantizar una oferta individualizada en tiempo real.

Empresas como Nike ya permiten el diseño individualizado de zapatillas: elegir texturas, tejidos, colores. Además, fabricantes de productos alimentarios como “muesli” están dando opción a personalizar cereales en varios aspectos como cantidades, ingredientes añadidos o tipo de embalaje.

El potencial económico del Internet de las cosas para empresas y gobiernos es enorme; según Cisco, hasta 14,5 billones de euros podrían estar “en juego” en el horizonte de 2023.

Fábrica 4.0 - Fábrica inteligente

Máquinas que aprenden

Entre las características de este nuevo tipo de industria está la robótica colaborativa, con la que las máquinas ayudan al operario en tareas repetitivas o peligrosas sin agredirlo al reconocerlo y con el que ya pueden compartir actividades en un mismo lugar físico. O bien, sistemas ciberfísicos, donde proliferan diminutos ordenadores con sistemas incluidos en la fabricación y enormes funcionalidades para procesamiento de información.

Asimismo, la sensorización, la visión inteligente y la realidad aumentada, con máquinas que aprenden por sí mismas bajo la tutela del operario que es pieza clave en esta fabricación, y al que ofrecen asistencia con gafas interactivas.

La fabricación aditiva o por capas también es fundamental en esta nueva industria ya que ahorra tiempo y dinero frente a técnicas tradicionales como prototipos a partir de moldes, que resultan muy costosos cuando los pedidos son poco voluminosos.

“Se quiere traer de nuevo a Europa la fábrica mientras que en el pasado se deslocalizaba en busca de mano de obra barata y eso hizo que también se fugaran talentos”, ha explicado Loreto Susperregi.

Y es que en esta incipiente carrera industrial 4.0, España se encuentra en buena posición, “en la parrilla de salida”, según David Sánchez. “No podemos dejar pasar esta oportunidad”, porque hasta el momento, “ningún país se ha posicionado en cabeza”, ha añadido.

El momento de “subirse a la revolución”

Países punteros en esta industria son Alemania y Estados Unidos. En estos momentos la industria española “tiene la opción de subirse a esta revolución”, y de no hacerlo perderá competitividad.

También EEUU avanza con firmeza en este tipo de fábricas. Recientemente, en Chicago, líderes de la industria se han reunido en el Forum del Internet de las cosas para impulsar este modelo industrial en el marco de unas previsiones de dos millones de déficit de profesionales expertos en este nuevo mundo.

Reutilizar la información

Tecnológicas y universidades se están movilizando para ajustar perfiles formativos a las nuevas necesidades. Uno de los miembros de su consejo asesor, Jorge Calderón, ha detallado profesiones con gran demanda como ingenieros de datos capaces de reutilizar ingentes cantidades de información, los profesionales en ciberseguridad y los expertos en diseño de interfaces más sencillas y cómodas.

En este nuevo marco de producción, Opera MES ha creado una tecnología en la nube que interconecta dispositivos y es muy útil para industrias como la farmacéutica, cuyos productos exigen rangos de temperatura determinados en toda la cadena de distribución, entre otros tantos sectores que pueden verse favorecidos. Además se integra a la plataforma Social Business, para llevar la comunicación móvil y ágil a los operarios en el momento oportuno y tiempo real.